Otro año. Otro ciclo. Otra vendimia

La generosa invitación de Sergi y Susana nos permitió regresar a estas fértiles tierras de dulces uvas para pasar una mañana de fraternidad con sus familias y con la naturaleza.

Las uvas de este año estaban mas dulces que nunca, el clima amable. El agua escondida bajo la vid estaba fresca

El descubrimiento de este viaje fue la panadería de Nulles (Forn de Nulles, http://www.forndenulles.com/ ) , con una selección impresionante de panes artesanales de excelsa calidad.

No logramos  probar la coca de ceba ( cebolla) porque se ha de encargar. Su pan de vidre, el de nueves y el de aceitunas: riquísimos. Vale la pena el viaje!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website