Nos gusta ir a conocer esos lugares de históricas tertulias. La grandes capitales europeas tienen siempre alguno. En Florencia hay algunos que conservan ese aire sobrio y elegante, con esas bellas barras de mármol donde uno se puede tomar un marocchino ( un café muy de modo en Italia que se prepara en taza de vidrio, con chocolate y espuma caliente de leche: toda una obra de arte) preparado por un camarero en traje de gala. 

El Paszkowski, en Piazza Repubblica, es uno de ellos. Al lado está el Gilli.

Otro es Le Giubbe Rosse (http://www.giubberosse.it/giubbe/index.html), en la misma plaza y donde nos sentamos al atardecer a tomarnos un crodino col ghiaccio e una fettina di arancia… (Si no conocen esta bebida, se las recomiendo en su próximo viaje a Italia). 

En ambos, los precios son correctos y puede uno quedarse por horas disfrutando del ambiente, leyendo un periódico…

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.