Los tomates que el Sergi ha cultivado este año no tienen parangón. Figúrense que uno de ellos llegó a pesar …800 gramos!

Yo me limité a decir que si no lo veía no lo creía y… funcionó! Ayer recibí mi cestita de tomates con los que tengo dos días almorzando.

¿ Qué mas se le puede pedir a la vida?. Una capresa cada 24 horas: tomates recién bajados de la planta y con un sabor único, albahaca de mi propio jardín ,  una mozzarella de búfala y el gran aceite de arbequinas de Cambrils…..

 

Ahh, casi se me olvidaba. La mejor parte: un buen amigo como el Sergi….

 

1 comentario en «Las tomateras del Sergi»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.