Creo que es mundial el drama de venderle las «sobras» a la familia.

Hay varias reglas útiles para limpiar la nevera  sin que nadie muera en el intento.

Decalogo de la sobra indeseadaten-commandments

1.- No guardar comida que a nadie le ha gustado. Si no gustó la primera vez, menos va a gustar la segunda. No sienta piedad por alimentos  con aspecto u olores sospechosos: al igual que un visitante indeseado,  eche de su nevera todo «pescado» muerto…

Sea implacable ante alimentos con escamas de reciente aparición, estalagmitas peludas de color grisblancuzco, pelos  autogenéticos y plumas engendradas por generación espontánea.

2.- No sirva comida que ha sobrado en la inmediata siguiente comida. Permita que el tiempo y la amnesia jueguen a su favor.

3.- No sirva la comida recalentada en el mismo envase donde la guardó. Parecerá que está sirviendo comida para gatos … Caliéntela y sirvala en otro plato. Ayúdese con hierbas aromáticas para decorar el plato ( no pretenda usar las hierbas para tapar el olor de la comida como hacían en la Antigua Roma. Si cree que eso es necesario, es que la sobra tenía demasiado tiempo en la nevera…)

Las hierbas aromáticas como elemento decorativo tienen la ventaja  de : i) ser bellas a la vista ; ii) perfumadas; iii) despertar en el comensal una imágen de «La casa de la pradera» o de Greenpeace o «Salven a la ballena Willy»… En fin, es un detalle muy ecologista, biológico, de mente progresista…

4.- Prepare siempre algún platillo nuevo para servir con las sobras. Le dará al comensal la sensación de trabajo, de « me quiere y por eso me prepara cosas tan ricas«. Se comerá todo por remordimiento.

5.- Evite discursos de tipo: » Cómanse todo porque hay muchos niños pobres en el mundo«, «Hay gente que no tiene nada de comer» o «¿Es que acaso somos millonarios para estar botando la comida?». Son de un populismo setentoso demodé (estilo franelita del playa con la cara del Che en las costas de Ibiza) y, lejos de ayudar,  quitará el apetito por hastío .

6.- Catalogue sus sobras en: (a) recicladas: ya servidas antes y simplemente recalentadas. Es más de lo mismo pero más seca. Para evitar resequedad al calentarlas, agregue algo de agua en la olla o en el fondo del plato del microondas. (b) restructuradas: es el ingrediente que languidece en la nevera o en la cesta de la fruta sin conseguir atraer a nadie. Son como viejas estrellas del cine mudo. Hay que cocinarlas de alguna manera original para que pasen desapercibidas o maquillarlas para que no sean reconocidas.

7.- Aunque piense calentar solamente un vaso de agua, vístase adecuadamente: póngase un delantal. El habito SI hace al monje. Luzca profesional. Pero en la justa medida… No exagere. El secreto está en el equilibrio: no salga con un tutú de organza decorado con hojas de salvia y albahaca estilo Primavera del Botticelli a servir un plato de macarrones recalentados! Su comensal es, en principio, un despistado,  no un tonto…

8.- Tenga a la mano, o mejor dicho, a la boca, un nombre para su creación. No minimize su esfuerzo. Unas albondigas de carne reciclada con una salsa de tomate deben transformarse en un plato de «Esferas de bovino en reducción de tomatina a la Descartes»… Si le funciona a los restaurantes, tenga fe: le funcionará a usted también. No escatime en adjetivos.

9.- Sirva las sobras en una mesa bien puesta y decorada. El elemento de distracción le ayudará a pasar …gato por liebre! Recurra a todo su arsenal: velas, manteles, cristalería de Limoges, música lounge, vestidos vaporosos,…

10.- Sirva sus sobras con un buen vino, buena agua mineral fresca. Servirá de dos funciones: i) aumentará el glamour de su mesa  y ii) será siempre útil para pasar algún trago amargo…

Para fines educativos , les pongo unos ejemplos de lo que fue nuestro almuerzo el día de hoy:

Ratatouille cambrilense : Ejemplo de comida preparado de novo

Ratatouille cambrilense
Ratatouille cambrilense
Ante la presencia de unos tomatitos y un calabacín  que esperaban su fin a futuro incierto, decidí cortarlos, pasarlos  por una sartén con  aceite de oliva caliente y los fuí colocando en un bello recipiente. Agregué mozzarella en cubitos, unas cucharadas de pesto ( y así terminé de vaciar el frasco..) y decoré con unas frescas hojas de albahaca

 

 

Bananas etc etc
Bananas etc etc
Bananas citroneadas en reducción de Grand Marnier

 

 

Tenía tres bananas que languidecían en el plato de las frutas, todas pecosas y  atrayendo Drosofilas …

Las puse en una sartén donde derretí unas cucharadas de mantequilla. Las deje que se doraran y mientras tanto les puse canela en polvo, unos granos de coriando (semillas de cilantro) , polvo de concha de naranja.

Servi en un plato con un chorrito de Grand Marnier y decoré con conchitas (piel finamente rebanada)  de limón (lima en realidad) en tiras.

Lasagna Rosa y Luna

Lasaña Rosa y Luna
Lasaña Rosa y Luna

 

 

Resulta que hice un pasticho (lasaña/lasagna) en estos días y por aquello de no engordar no le puse bechamel. Pues les pareció a los picos finos de casa que estaba muy bien el sabor pero que estaba un poco seco.

De modo que corte el pasticho con un cortador cuadrado. Calenté las piezas en el horno. Mientras, preparé una bechamel muy aguada y una salsa de tomate convencional ( tomate y ajo).

Puese la lasaña en el centro del plato y le coloqué las salsas en el fondo.

Decoré con albahaca.

2 comentarios en «Las finas artes de vender las sobras»

  1. buenisimooooooo!!! me agrada la regla 5 😀
    Pero además las fotos super! te quiero mami!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.