La verde ruta del Sauternes nos recibieron castillos, viñedos y el dorado elixir  cuyo dulzor queda en el paladar y en el alma para siempre.

La cata tuvo sabores a violetas,a flores y a duraznos. El museo del vino nos enseño que  la historia del hombre europeo está entrelazada con sarmientos.

Lo mejor del viaje fue estar en familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.