La Mussara la conocimos hace algunos años atrás gracias a los buenos oficios de Fernando, Monica y Minerva, que nos llevaron a recoger moras. Un poco por instinto y otro por GPS, logramos llegar a la zona llena de zarzales, higos y nogales. No llovió pero si estuvimos rodeados de nubes que dio un toque mágico a la búsqueda. Rasguñados pero con un balde lleno, tuvimos para hacer confitura y gelée. Encontramos por el camino caballos y hasta un pequeño zorro cruzó delante nuestro. No podíamos pedir mas!
Con los higos, preparamos compota de higos y nueces. Con las nueces verdes prepararemos la salsa para los chiles en nogada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.