Todos los años, para las fechas de Sant Jordi, la amurallada ciudad de Montblanc, en Catalunya, se engalana para recibir a miles de visitantes que vienen a vivir una experiencia retro.

Es un viaje en el túnel del tiempo :  aquellos tiempos condales de  arte románico, del duro quehacer diario  de los campesinos, de   guerras, caballeros , trovadores  y alguno que otro peregrino se entremezclan en el marco de una pequeña ciudad que vive a plenitud su rol mediador.

Los locales se visten con sus mejores galas, se realizan espectáculos , cabalgatas, lecturas de cartas por parte de brujas y ventas de artesanías.

La comida y la bebida son grandes protagonistas: hay ventas de «panes de Sant Jordi», dulces de todo tipo, panes campesinos preparados en hornos de leña, muchísimos tipos de embutidos ( excelentes, por cierto) y productores de quesos de la zona pirenaica, Galicia  y Aragón.

Se remata el día en unas comelonas comunitarias de carnes a la brasa y donde las manos son los únicos cubiertos permitidos; el todo bañado por buenos caldos de la comarca (denominación Conca de Barberá).


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.