«El que quiera ver el Paraíso en la Tierra tiene que venir a Dubrovnik»

Bernard Shaw


Si el Nobel irlandés pensaba que Dubrovnik- la bella del   Adríatico- era amor a primera vista, quizás es porque no llegó a tomar el ferry para la isla de Sipan, a una hora de ferry de Dubrovnik.

Esta pequeña isla cuyas poblados principales son Sudurad y Sipanka Luka, se recorre en unas cuantas horas en bici. El primer impacto al llegar es olfatorio: esta isla tiene aroma a higos e hinojo salvaje. Y es que toda ella esta cubierta de higueras de cualquier variante imaginable, morales, manzanos, olivos, vid de uvas negras y mucho pero mucho hinojo, que nace por doquier.



Es un lugar bastante despoblado y tanto Suduran como Sipanka Luka  parecen pueblos de utilería, dejados atrás al concluir una filmación de «Mediterráneo» o «La mandolina del Capitán Corelli«. El agua del mar es tan trasparente que parece que los barcos flotaran…en el aire. Se logran ver los amarres y anclajes de las embarcaciones, los peces, los pepinos de mar y erizos.

Nada más que con lo que ofrece la naturaleza se me ocurren tres recetas:  pescado horneado con aceite de oliva e hinojo salvaje acompañado de un buen vino local y de postre, higos tempurizados con coulis de mora.


No culpo a Bernard Shaw que no se llegara hasta Sipan. Es que estas islas croatas tienen la fama de que el que las visita a veces no regresa…

Y si no, averiguen lo que le ocurrió a un tal Odisseus. Llegó a Mljet (antigua Ogigia), a poco más de una hora de Dubrovnik,  y se quedó allí …no sé… el creyó que unos pocos días. Otros dicen que fueron 10 años.

¿O quizás la culpa fue de Calipso?



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.