Italia es el país de los helados. De siempre, los italianos se rinden con devoción al ritual de saborear un helado artesanal cremoso, con sabores tradicionales. No les hacen falta extravagancias. Nada de sabores extraños o ingredientes que de solo imaginarlos en un helado le pararían los pelos al más innovador.


Almendras, avellanas, chocolate,  tiramisú…

De Venezia tenía un magnífico recuerdo de pararme en cada heladería a probar siempre el mismo sabor: panna (crema de leche). Es un sabor básico en la heladería y permite determinar la calidad del helado mas allá de cualquier sabor agregado. Compartíamos una barquilla entre 4 y así lográbamos hacer catas de helado mientras caminábamos por las estrechas callejuellas repletas de gente.

En esta oportunidad, y para hacer que se mantenga en mi el recuerdo de una Venezia de excelentes helados artesanales, me encontré con la heladería SuSo, un lugar bellamente decorado, con una atención maravillosa ( que se agradece en una ciudad que se cansa de tanto turista) y unos helados cremosos y super ricos. Esta vez me fui por uno de pistacho…

Se las recomiendo

 

La Gelatoteca Artigianale , Calle della Bissa, Venezia , San Marco 5453

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website