El sobrino sueco Esaias, siguiendo los pasos de su abuela Marucha, que luego fueron seguidos por los de su tio Leo, ya se mete en la cocina, libro en mano, a cocinar para la familia.

Su cordero horneado  marinado en abundante aceite de oliva, ajo, romero y sal tal como rezaba su recetario libanés y servido con arroz basmati paquistaní, quedo  sensacional…

Småklig måltid! (Buen Provecho)

Bravo Esaias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.