Para los que me conocen, no soy persona de nostalgias. En lo referente a comida, me encanta comer lo que la tierra ofrece y hago que la cultura me entre -antes que nada-por la boca.

Pero ante el anuncio del Comidista que su elección de los mejores restaurantes del 2016 incluían uno venezolano hizo que reservara a la vuelta de 24 horas. Y  bien valió la pena.

Se trata del Restaurante Caña de Azúcar (Muntaner, 69, Barcelona) de dos jóvenes chefs (Adnalay y Adriana Osio) que proponen una versión muy original y atractiva de la gastronomia venezolana. Cada platillo resultó una verdadera sorpresa. El ambiente, acogedor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website